Ansiedad infantil

Hoy en día es común escuchar entre varias personas en la calle, entre compañeros de trabajo o familiares, que alguien padece de enfermedades como el estrés y la ansiedad. Es conocido de ante mano que los problemas de ansiedad y estrés están relacionados directamente entre si y con los estímulos cotidianos a los que estamos expuestos, pero ¿Conocemos de verdad que es la ansiedad? ¿Sabemos si padecemos algún tipo de ansiedad? O más preocupante aun ¿Sabes si alguno de tus hijos, por más pequeño que sea eta sufriendo un ataque de ansiedad? Pues al realizar un estudio entre una población de padres y representantes, fue notorio identificar que un porcentaje elevado de estos no tenía idea de cómo distinguir si algún niño padecía un trastorno de ansiedad. Y es que así como los adolecentes y adultos de cualquier edad pueden sufrir de ansiedad así también los niños la pueden sufrir. Si quieres conocer más sobre este tema, te sugerimos que continúes leyendo este artículo o hagas click en el enlace que te dejamos a continuación ansiedad infantil.

¿Qué es la ansiedad infantil o ansiedad en los niños?

La ansiedad infantil o ansiedad en los niños es la enfermedad de la ansiedad manifestada como una sensación de gran molestia ante algo sin que de verdad exista algún motivo evidente. Se considera como un mecanismo fisiológico o una señal de alarma presentada en el niño antes posibles amenazas o peligros, resultando en una conducta de huida. Y aunque resulte extraño el 21 % de la población que presenta trastornos de ansiedad son niños o adolecentes.
Puedes conocer mas haciendo click en el siguiente enlace https://www.ansiedadsintomas.org/ansiedad-patologica/.

Los tipos de ansiedad en niños pueden ser:

  • Ansiedad social.
  • Miedo a la separación.
  • Trastorno obsesivo compulsivo.
  • Ataques de pánico.
  • Estrés post traumático.

Síntomas de ansiedad en los niños:

  • Mayor sensibilidad
  • Problemas de concentración.
  • Problemas de autoestima.
  • Pensamientos negativos.
  • Nerviosismo
  • Preocupaciones excesivas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *